אייל גולן שירים להורדה בחינם
ויאגרה 50 מ"ג
תרגום מאנגלית לעברית אונליין
независимый рейтинг брокеров бинарных опционов в 2016 году в россии
קמגרה
интернет магазин ламода отзывы

Tag Archives: libros

Los grandes matemáticos

NewtonVaya uno a saber por qué, pero siempre me ha interesado conocer más sobre la vida de aquellos matemáticos ilustres que dos por tres aparecen en nombres de teoremas, leyes o ecuaciones. Aún recuerdo pasarme largo tiempo leyendo todas las anécdotas presentes en el libro Álgebra Lineal de Grossman sobre los matemáticos, incluso mas interesado en saber de la vida de Gauss que realizar una reducción gaussiana de una matriz de 5×5.

Resulta que la semana pasado me fui a comprar algún libro, estaba interesado en “Los Mitos”, de Felipe Pigna, cuando de casualidad me encontré con “Los grandes matemáticos” de E.T. Bell. Sin dudarlo lo sumé al carrito y al día de hoy, aún no abrí el de historia argentina y estoy por la mitad del otro.

Es apasionante conocer detalles y anécdotas sobre estos tipos: Descartes, Fermat, Pascal, Newton, Leibinz, Bernoulli, Euler, Lagrange, Laplace, Gauss, Boole, Hermite, Kronecker, Riemann, Poincaré, Cantor, etc.

Muchas veces uno se pregunta, ¿qué carajo estaba haciendo este tipo para darse cuenta de esto? o también, ¡qué aburrido que habrá estado para descubrir esto!!  (por no ser vulgar). Este libro no solo  nos introduce a los momentos históricos que vivían, sino también nos detalla las “invenciones” de cada uno sin dejar de lado anécdotas que demuestran lo adelantados que eran.

Acá les dejo una pequeña historia, elegida casi al azar, del libro:

En 1696, Johann Bernoulli y Leibniz lanzaron dos endiablados desafíos a los matemáticos de Europa. El primero tiene aún importancia; el segundo no es de la misma clase. Supongamos dos puntos fijados al azar en un plano vertical. ¿Cuál es la forma de la curva que una partícula debe seguir (sin fricción) bajo la influencia de la gravedad, para pasar del punto superior al inferior en el menor tiempo? Este es el problema la braquistócrona, (tiempo mínimo). Después de que el problema tuvo en jaque a los matemáticos de Europa durante seis meses , Newton oyó hablar de él por primera vez el 29 de enero de 1696, cuando un amigo se lo comunicó. Acababa de llegar a su casa, fatigado, después de una larga jornada en la Casa de la Moneda. Después de cenar resolvió el problema (y también el segundo), y al día siguiente comunicó sus soluciones anónimamente a la Royal Society. A pesar de todas sus precauciones, no pudo ocultar su identidad. Mientras estuvo en la Casa de la Moneda, Newton se opuso a los esfuerzos de los matemáticos y hombres de ciencia que querían arrastrarle a discusiones de interés científico. Al ver la solución, Bernoulli exclamó inmediatamente: “Ah, reconozco al león por su garra”. (No es esta una traducción exacta del latín de Bernoulli). Todos reconocieron a Newton, y lo habrían hecho aunque tuviera un saco de monedas sobre su cabeza y no dijera su nombre.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.

Social Widgets powered by AB-WebLog.com.